Acompañar desde la Clandestinidad

Las mujeres han sido el soporte de otras mujeres desde hace muchísimo tiempo y, sin saberlo, han creado redes de apoyo y politizado espacias separatistas para hablar de sus sentires, problemas y buscar consejos entre ellas. Ahora que el movimiento feminista está revolucionando el mundo, estas formas de acuerpamiento han adoptado nombres específicos y poderosos.

En México, el movimiento feminista está haciendo arder los ideales obsoletos y creando panoramas nuevos para las mujeres y a pesar de que el Estado se empeña en criminalizar y callar las voces de quienes luchan, el fuego morado y la marea verde continúan avanzando. La búsqueda por la reapropiación de las cuerpas y el derecho a decidir sobre ellas es uno de los objetivos más contundentes por los cuales se sale a las calles a gritar este 8 de marzo.

Parece ridículo pensar que aún existen personas que se oponen a que una mujer decida sobre su cuerpa pero, lamentablemente, esta sigue siendo la realidad mexicana; temas como el aborto siguen discutiéndose cuando ni siquiera debería ser un tema debatible y el hecho de que aún existan leyes influenciadas por argumentos religiosos y apegadas a los roles de género, nos habla de la nula libertad que tiene cada mujer sobre sus decisiones.

Si bien, poco a poco se han ido modificando estas leyes y el aborto ha sido despenalizado en varios estados de la república, los estigmas, la criminalización y la violencia de la que son víctimas las mujeres que deciden interrumpir su embarazo aún existe y no sirve de nada tener un Estado que garantice abortos seguros, si dentro de sus clínicas hay violencia y en la sociedad una moral que considera “asesina” a una mujer que está ejerciendo sus derechos reproductivos.

En un país donde el gobierno es sumamente negligente en cuanto a temas de salud —y en todos los temas relacionados con la mujer—, las mujeres mismas han creado redes de apoyo para tener los abortos seguros y eficaces que el Estado no está dispuesto a brindar. Basándose en manuales internacionales y aprendiendo de manera autodidacta, las acompañantas se han apropiado de los conocimientos considerados como médicos para dar información, contención emocional y confianza a quienes buscan interrumpir su embarazo.

Las mujeres acompañantas dedican su tiempo a compartir información sobre el aborto seguro con medicamentos, explican los síntomas y escuchan con amora y sororidad los sentires de la acompañada; este seguimiento antes, durante y después del procedimiento crea una atmósfera de seguridad y confidencialidad que difícilmente se encuentra en una clínica.

Las acompañantas no son algo nuevo ya que las parteras también forman parte de este abrazo hacia las maternidades deseadas pero el acompañar desde la criminalización es una forma nueva de resistencia ante el sistema patriarcal. No debe olvidarse que en los estados donde aún no está despenalizado el aborto, ésta actividad continúa siendo ilícita, pero quienes acompañan, han roto el estigma de que los abortos clandestinos son sinónimos de muerte; asimismo, están demostrando que los conocimientos con los cuales asesoran a las mujeres no son exclusivos de profesionales del área de salud, ya que ellas se encuentran en constante formación y actualización y la información que utilizan en sus manuales está basada en organismos internacionales.

La labor de las acompañantas ha creado una red enorme donde se prioriza la decisión de quienes deciden abortar, sin juicios ni la búsqueda de una remuneración económica, cada día decenas de mujeres prefieren acercarse a alguna acompañanta para realizar su procedimiento desde la comodidad de su casa y con la certeza de que tendrán a alguien sosteniéndolas, aún a la distancia. Pero, a pesar de estarle haciendo la chamba al Estado, estas mujeres son criminalizadas y si bien no es un delito divulgar información, la moral regida por creencias religiosas busca a toda costa evitar los abortos; el punto aquí es que las mujeres seguirán abortando sea legal o no, por lo que es mejor implementar estrategias como las de las acompañantas para que esta decisión sea informada y, por lo tanto, segura.

La criminalización que sufren las acompañantas no sólo va por parte del Estado donde partidos políticos bastante conservadores buscan penas más duras para quienes acompañan, sino también por grupos “provida” que persiguen y difunden datos personales de ellas para intimidarlas y entorpecer su labor… es irónico que un grupo que supuestamente está a “favor de la vida” vulnere de esta manera a mujeres dentro de un país con altos índices de feminicidios, ¿no?.

Por otra parte, también existe un gran desgaste emocional al llevar un gran número de acompañamientos; a pesar de que se intenta no mezclar sus emociones con las de la acompañada, siguen siendo humanas que han sido atravesadas por distintas vivencias y violencias y, muchas veces, estas se reflejan en alguien que llega a pedir ayuda. Por esto, es importante saber que entre las acompañantas también existe una red de apoyo y contención emocional cuando un caso está siendo complicado, detrás de cada acompañanta hay una red de mujeres, nadie va sola.

A pesar de todo esto, las acompañantas se mantienen firmes en su postura y continúan asesorando y acompañando a las mujeres que lo necesitan, sin importar nada más que la salud y seguridad de quienes llegan a ellas pidiendo, desesperadas, información. Las razones por las cuales una mujer decide ser acompañanta son variadas y cada una de ellas es completamente válida, de igual manera no importa la razón por la cual alguien decida interrumpir su embarazo, el acompañamiento no se merma ni hace distinciones.

Es así como dentro de una estructura patriarcal, las redes de mujeres continúan unificándose para ayudarse entre sí. La amora, sororidad y comprensión que existe en estas espacias de acompañamiento es la base para ayudar a quien lo necesite y está más que claro que las mujeres salvan mujeres, ni el Estado, ni los hospitales, ni la iglesia, estas son mujeres luchando desde su trinchera para avanzar juntas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s