Documental | Retiro, un espacio de resistencia para las mujeres del campo

“Retiro” busca abrir la discusión sobre el significado de ser mujer, y Daniela, que también estuvo a cargo de la fotografía y el sonido, se sorprendió al encontrar en ese retiro un espacio de resistencia feminista para las mujeres del campo.

La cartelera de cine nacional se refuerza con el estreno de Retiro, la ópera prima de Daniela Alatorre que se adentra a un retiro espiritual.

La compañía femenina es el eje de la historia de este documental, que sigue de cerca a Perla, quien desde que tenía seis años, acude a un retiro católico en el Santuario de Atotonilco, Guanajuato, con su madre, Zoila, y su abuela, Marina, una vez al año, para reunirse durante una semana con otras miles de mujeres. Al principio, para Perla eran como unas vacaciones, pero con el paso del tiempo fue encontrando un significado diferente.

“Me llamaba más la atención ver tantas mujeres y sus historias, saber cuánto sacrificio hacían para poder reunirse con amigas del otro lado del país. Era como una forma de desahogo para la mayoría, ir a contar cómo les fue todo el año, las cosas buenas y malas que habían vivido y que salieran con esa fuerza, con esa valentía y podían regresar a su casa tal vez a la misma rutina, pero con una energía renovada.»

Perla

Para la productora Daniela Alatorre, su primer largometraje como directora fue un reto, pues se adentró con su cámara en mano al Santuario, y por primera vez experimentó un retiro dejando sus prejuicios a un lado. También resultó en un ejercicio muy personal, pues tiene “una relación afectiva de muchos años” con las protagonistas y explica que aunque por esa razón su mirada no podía ser objetiva, sí tuvo siempre la intención de que “se escuchara la experiencia y la voz de ellas al centro de la película, sobre qué es esta experiencia religiosa.”


Retiro busca abrir la discusión sobre el significado de ser mujer, y Daniela, que también estuvo a cargo de la fotografía y el sonido, se sorprendió al encontrar en ese retiro un espacio de resistencia feminista para las mujeres del campo.

Para mí, una de las cosas más importantes es que el proceso de reflexión de lo que significa ser mujer, no es exclusivo de las urbes o de los espacios educativos, se puede llevar de muchas maneras. Es un proceso por el que pasan grupos que se autodefinen como feministas o grupos que no se autodefinen como feministas. Y hay que entender también, que una gran parte de este país es un México rural en donde estos procesos suceden y estas conversaciones deben poder incluir a estos distintos grupos y distintas formas de reflexionar sobre lo que significa ser mujer.»

Daniela Alatorre


La cineasta destaca que a pesar de que “estos espacios son muy conservadores, también se vuelven pequeños espacios de resistencia. Vivimos en un continente de una fuerte tradición católica, y yo creo que descubrí en este proceso, que estos espacios religiosos, en este caso, católicos, históricamente también se convirtieron un poco en los únicos en donde se podían reunir las mujeres con otras mujeres a solas.”


Alatorre también recuerda que “una de las cosas que más me sorprendió al escuchar a las mujeres en el camión es que la primera vez que van al retiro hay un pequeño acto de rebeldía. Unas a otras, las comadres y amigas se dicen «No te preocupes, a mí también la primera vez me dejaron de hablar, a mí tampoco me querían dejar ir, pero no te preocupes se le va a pasar», esta especie de pequeña rebeldía con la casa, con el marido, con el deber ser de las mujeres, es un pequeño acto de rebeldía que sí hace estragos y hace eco en quiénes son estas mujeres y cómo se construyen.”

Es ahí donde la compañía femenina toma relevancia, pues Daniela asegura que “independientemente del contexto, es muy poderosa”.

“No busco alejar la mirada del catolicismo, sí creo que hay un discurso central religioso de la Iglesia Católica que busca preservar el estatus quo y una estructura patriarcal de familia, y aún así me parece que hay que voltear a ver la fuerza y el acompañamiento femenino que se da en estos lugares que proviene de estos lugares. A lo mejor quienes vivimos en las ciudades tenemos otros espacios donde encontrar esa fuerza y ese acompañamiento femenino, pero me parece que independientemente del contexto, si tú juntas a miles de mujeres en un mismo espacio es una experiencia muy potente y estoy convencida que la compañía y el acompañamiento femenino es importante en nuestro proceso de de concepción de lo que significa ser mujeres y en nuestra construcción de autonomía.”

Daniela Alatorre


Con esta película Daniela “busca provocar reflexiones sobre lo que significa ser mujer, sobre cómo nos define la compañía femenina y que también te obligue como espectador a preguntarte cómo te ha definido tu compañía femenina, cómo te definen tu mamá, tu abuela y tu familia, y que de alguna manera somos gracias a ellas, es como un pequeño homenaje.”


Para Perla es importante hacer notar esa resistencia y acompañamiento, pues “aunque las mujeres a veces no lo digan, quieren libertad, no todas tienen la fuerza o el valor para salir completamente de esta estructura, ni los mismos recursos económicos ni emocionales.”

“Soy la primera mujer que está por terminar una carrera, mi abuela nunca logró salir de este patriarcado, mi mamá por igual tal vez no logró salir al 100%, pero también me dice «date la oportunidad de ser quien realmente quieres ser y no de lo que te están diciendo que tienes que ser».”

Perla

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s